Tuesday, July 17, 2012

Desnuda



Fotografía: Canis Lupus Baileyi


Leo desnuda en un extremo de la sala donde el sol nunca regresa a desmentir los placeres aberrantes en que hemos incurrido, por simple y excesivo amor a la belleza. Me desnudo para el agua que espera ser bebida por otros labios.

Me desnudo también, para esas páginas donde yo misma me veo transfigurada por un demonio que me posee brutalmente con palabras que antaño chorreaban entre mis piernas.

A veces el agua parece sangre y unas páginas más adelante se confirma el temor y tiemblo como una hoja que caerá desde el árbol del bien y del mal hasta mi propio ombligo lleno de arañas transparentes.

Entonces jugamos extremas fragilidades donde el cristal orgásmico se quiebra mil veces antes de acceder a la carne real. El agua cataliza el placer que nuestros cuerpos se entregarán en pocos días más, cuando uno de los dos mire la muerte a los ojos y le lave la cara al otro sobreviviente de la sed y del olvido.

También es posible que hayamos escrito sobre el agua placeres fornicarios más perfectos que terminarán uniendo nuestros cuerpos en ese párrafo que aún no nos atrevemos a leerle a los muertos…


Luna descalza